«No importa cuánto aportes, el Señor hace milagros»

El pasado 25 de Mayo una familia de nuestra parroquia compartió en Alfa y Omega su testimonio como suscriptores de la parroquia. Gracias a la contribución de muchos de vosotros, la parroquia puede seguir adelante como familia. Os animamos a todos a dar este paso que tan bien puede hacer a los demás e incluso a nosotros mismos en nuestra declaración de la renta. 

«No importa cuánto aportes, el Señor hace milagros»

Nosotros vivimos en Reino Unido durante tres años. Allí tuvimos a nuestra bebé y decidimos volver a España, donde empezamos de nuevo partiendo de cero, recibiendo un gran apoyo de la parroquia del nuevo barrio, Santa María Josefa del Corazón de Jesús.

Tras instalarnos, empezamos a acudir a la iglesia. Nuestras preocupaciones estaban en nuestro corazón y nos dejábamos en manos de la Providencia. Gracias al párroco conseguimos arrancar esta nueva vida en este nuestro país de origen. Tuvimos la certeza de que nuestra parroquia es también nuestra familia y que, gracias a ellos, nuestra casa ahora tiene buenos cimientos. Una tarde vimos el folleto de suscripciones en la entrada de la iglesia. Entendimos al momento, porque lo hemos vivido muy de cerca, que todas las parroquias tienen muchísimos gastos fijos mensuales y pocos recursos. Ni siquiera el cestillo, la X en la declaración de la renta o las aportaciones por los sacramentos cubren la mitad de esos gastos. Es más, nuestra parroquia está aún por construir, –y es tan necesario un templo–. No importa cuánto aportes. Incluso con lo más pequeño, el Señor hace milagros.

Isabel Arias y Miguel Gil